Cábala

Es posible que, según donde busques, encuentres múltiples definiciones de Cábala.

La primera que yo conocí me llegó de la mano de Jaime Villarrubia,mi primer maestro, quien decía de ella que “es, fundamentalmente, judaísmo y tradición”. Sin embargo, la definición que más me gusta y con la que más me identifico es la que encontré en un pequeño libro que saqué de una biblioteca hace tiempo y del que, lamentablemente, no apunté el título ni el autor, y en el que se decía que “la Cábala es un modo de vida”.

Si preguntase a un cabalista de pro, fiel a las Escrituras Sagradas y a su interpretación mística, es muy posible que me mirase de arriba abajo, le dieran vuelta los ojos y clamase al cielo, antes de afirmar que yo no soy “cabalista y nunca lo seré si no me aferro a las antiguas enseñanzas y sus normas. Pero, no se si por cierto impulso innato que me empuja a llevar la contraria, a veces de forma incontrolada, me siento profundamente unida a la Cábala por el mero hecho de que su esencia consiste en ir más allá de las apariencias, buscar un significado profundo a la realidad que nos rodea y que se refleja tanto en acontecimientos como en palabras, personas, animales y otros elementos de la Naturaleza.

Para mí, ser cabalista es buscar lo divino entre lo mundano, encontrar lo sutil y elevado entre lo burdo y humilde. Me nutro de las experiencias corrientes para sentir lo excepcional que subyace en todos y cada uno de nosotros, así como a lo largo y ancho de todo este precioso universo en el que habitamos.

La Cábala es un sistema que nos permite estudiar lo que creemos que somos y lo que creemos que no somos, haciéndonos ver que, a fin de cuentas, como es afuera es adentro y viceversa, como dice la ley del Kybalión.

Por un lado, el análisis de las palabras y los antiguos textos de la Biblia en hebreo, idioma original cuyas letras están cargadas de simbolismo, nos inspira a comprender el significado oculto tras las palabras y los números, mientras que, por otro lado, su Árbol de la Vida nos ayuda a aprender sobre nosotros mismos, sobre las herramientas que hemos traído a esta vida para desarrollarnos y comprenderlas como paso imprescindible en el camino de amarnos y desarrollarnos como humanos y, así, permitir que nuestro alma se expanda hasta donde sea capaz de llegar.

Si no dispones de las técnicas tradicionales de la Cábala pero disfrutas investigando, profundizando y aprendiendo sobre la condición humana, en cualquier caso puedes hacer como yo y considerarte cabalista de la vida corriente porque, a pesar de lo que otros puedan opinar, esta forma de vida te llena y te hace crecer siempre.

Si te interesa descubrir algunos puntos de vista sobre la Cábala, te recomiendo consultar las siguientes páginas en las que encontrarás a grandes cabalistas a los que he tenido la suerte de conocer personalmente y de los que he podido aprender casi todo lo que sé al respecto:

http://mariosatz.com.ar/

http://www.carmenhaut.com/

http://www.jaimevillarrubia.es/Jaime_cabala_mc.swf

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s