Ausencia

A veces, todas las que una no puede controlar se confabulan para obligarte a hacer lo que no quieres… o, como en mi caso actualmente, para obligarte a no hacer lo que quieres.

Hace ya dos semanas, en virtud de la lluvia, un suelo resbaladizo y las suelas de mis zapatos (al parecer, no aptas para estos menesteres), acabé estrellándome aparatosamente sobre el suelo.

Resultado del percance: el radio de mi muñeca derecha fracturado y 5 semanas de inutilización de dicha mano, de las cuales ya han pasado las peores. Buen momento para hacer una parada, observar mi entorno y reflexionar.

Pido disculpas por esta ausencia no programada y totalmente ajena a mis deseos pero, hasta fin de mes, al menos, me veo obligada a reducir la frecuencia de mis publicaciones mientras adquiero algo de destreza en el manejo de mi mano izquierda para todo…

Teniendo en cuenta que llevo toda mi vida siendo diestra, ¡creo que no se me está dando demasiado mal! 😉

20161031_163420

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: